Primer día by: Katanasycolegialas



Empezamos el festival que ya vemos que este año nos va a traer películas de todo tipo, desde las más infantiles, románticas, divertidas, extremas… pero sobretodo muchas películas desconocidas para nosotros y mucho cine de Taiwan (del que también somos unos grandes desconocedores). Y justo el primer día lo hemos pasado entero con cine de ese país, que es el país invitado este año y que se está proponiendo darse a conocer tanto como lugar turístico como por su cinematografía.


Y ya a primera hora de la mañana, llegamos para ver Orz Boyz!, lo que nos pensamos que será una película infantil hecha por y para niños, el cine se llena de niños con todos los del casal de Vic, que son invitados para pasar una mañana divertida y poder tener un poco de cultura de algo que les costaría ver en otro lado. La película no resulta ser tan infantil, sino que es más bien el reflejo de los niños de una sociedad urbana y pobre en la que la infancia pasa con dificultades, y en la que un par de niños la pueden soportar gracias a su imaginación y a saber como mezclarla con sus cuentos más queridos, imaginando héroes, fantasmas, extraterrestres y toda clase de peligros y alegrías que les llenan los días. Esta película combina perfectamente escenas de humor, con otras más dramáticas, e incluso con una historia animada, por lo que su público infantil no paraba de reír y de ver cosas especiales, aunque dudamos mucho que se acabaran enterando del sentido de la película; igualmente, lo importante es que disfrutaran y que se den cuenta de lo grande que puede ser el cine.



Justo después nos enfrentamos con lo que va a ser un thriller taiwanés, que empieza con muy buenas formas y con una colaboración americana que puede darle al film el apoyo que necesita; Double vision, con un inicio algo intrigante y una ambientación bastante oscura y bien lograda. Sin embargo, en seguida se hace con los temas y escenas típicas de cualquier otro trhiller conocido, haciéndonos pensar en muchas otras películas de las cuales está sacando sus referencias tanto del caso principal que están resolviendo, como de los caracteres y relaciones entre los personajes; no llegando a aburrirnos, ya que el ritmo es correcto, pero si volviéndose muy previsible y sin emoción alguna; eso sí, con una buena interpretación del ya mítico Tony Leung Ka-Fai (Election, Detective Dee) y no tanto la del americano David Morse. Una película en la que éramos muy poca gente (y creo que será así toda la semana para esta sesión a las 12 de la mañana), una lástima perderse la oportunidad de conocer algo más alternativo y de difícil acceso.

Ya por la tarde/noche nos trasladamos al cine Vigatà; un cine que ha experimentado una reciente remodelación y que cuenta con todos los lujos que podemos necesitar, además de un aforo muy grande y una pantalla gigante en la que esta semana podremos ver algunas joyas. Empezamos con la inauguración oficial del festival, Quim haciendo las presentaciones y agradecimientos y con la presencia del embajador de Taiwan, contento de que se haya pensado en ellos y con ganas de promocionar su país ante unas mentes abiertas como las nuestras, y el alcalde de Vic, que expresó su satisfacción con el festival y sus esperanzas de que éste crezca y cada vez sea más importante a nivel internacional.


Y la película que realmente abre el festival es Soul of bread, el Taiwan más romántico y culinario; una película que se centra sobretodo en el triángulo amoroso formado por sus protagonistas, pero también en el arte de cocinar (en este caso de hornear), en las distintas relaciones entre la gente de un vecindario típico que un pequeño pueblo en Taiwan, y en como una estrella extranjera puede llegar a cambiar tanto ese pequeño pueblo. Al final resulta una película muy sencilla, sin ningún artificio, sin guiones complicados ni tramas paralelas (alguna sí, pero casi imperceptible); pero con un buen resultado gracias a buscar más el cambio de sentimientos de sus protagonistas ante distintas situaciones y la búsqueda de la belleza en un pueblo pequeño y en algo que nos parece tan sencillo como hornear pan cada mañana. El público salió bastante satisfecho de esta sesión, en general; incluso los más extremos como nosotros.

Y para la noche, otro cambio respecto a anteriores años de este festival; esta semana todas las noches tendremos una cena asiática distinta y la comeremos en la Bassa dels Hermanos, dónde también veremos siempre la sesión de las 22h. Un sitio emblemático del festival, que ha pasado de ser para fines de semana a ocupar cada día y a atraer a mucha más gente movida por la curiosidad. Por supuesto, como no podría haber sido de otra manera, la primera cena fue taiwanesa y asistió una grandísima cantidad de público.

La última película del día, GF*BF fue algo más… quizás no floja, porque en realidad no le faltaba calidad y tenía un mensaje muy fuerte, pero más bien poco interesante para un público occidental. Eso es debido a que su punto fuerte está en la evolución de la historia de la juventud de Taiwan en los últimos años; con las protestas y revueltas de estudiantes para poder conseguir sus derechos, y sobretodo con un fuerte grito a la aceptación de la homosexualidad en un país de costumbres muy tradicionales; todo adornado de nuevo por otro triángulo amoroso, ésta vez algo más complicado y con más gente implicada, pero como película, con un ritmo algo lento, unas escenas tan entrecortadas que dificulta un seguimiento fluido y unos guiones más bien pobres.