Tercer día by: Katanas y colegialas



La cosa va mejorando cada día más en el festival Nits de Cinema Oriental, y aunque este tercer día hemos tenido igualmente algo de pasteleo, también hemos disfrutado de dos grandes películas (o no tan grandes) cargadas de buen humor, al menos os podemos asegurar que este ha sido el día que más hemos reído, eso seguro.



Empezamos bien pronto en la sesión infantil, se nos habían prometido unos cuantos cortos de animación japonesa algo alejados del manga que todos conocemos, y nos picaba la curiosidad. La verdad es que estos cortos funcionan como introducción a un festival de cine para niños que se hace en Barcelona y de cuyo nombre ya me he olvidado. La sala llena de niños con ganas de fiesta de nuevo, pero otra vez empezamos con un corto muy experimental, lleno de surrealismo y de bizarrismo (cabezas del revés, personas dándose la vuelta de dentro para afuera…) vaya, no se si muy apto para los niños; entre todos los cortos sí que hay alguno más infantil (cómo el de Osamu Tezuka de “Película estropeada”), pero hay otros de un nivel que nos asustaron hasta a los adultos (esos videoclips tan extremadamente surrealistas de las camisas de colores…). Al final los niños vieron algo de animación y aunque no se enteraran mucho, acabaron contentos.


Seguidamente nos quedamos ya unos pocos (aunque más de lo normal) para ver la pertinente retrospectiva taiwanesa, The shoe fairy, una historia que empieza casi completamente narrada, con ambiente de cuento de hadas y que nos trae al recuerdo esa tan querida primera historia de Milocrorze, pero que a medida que avanza la película, no lo hace tanto la historia y se queda siempre con las mismas situaciones, los mismos planos que se van alargando y un ritmo lentísimo que no deja avanzar nada; un poco aburrido todo junto, aunque parta de una idea que no está del todo mal; en los créditos nos enteramos que la voz en off (al igual que la producción de la película) es Andy Lau y que es un proyecto de impulsar a directores noveles.

Ya recuperados y después de comer y de mojarnos otra vez (que pasa este año con tanta lluvia en Vic?), ya podemos empezar las sesiones de la tarde, To my dear granny tiene un título que no nos despierta ningún tipo de interés, pero después de leer el argumento y saber que trata sobre la infancia del director, le damos una oportunidad. La película trata de ser un homenaje a la abuela del director, que lo tuvo que cuidar ella sola durante mucho tiempo, de cómo le influenció tanto en su carácter como en su afición al cine; pero se hace tan personal y se intenta estirar tanto la historia que nos aburre otra vez, no decimos que esté mal, simplemente que nos deja de importar lo que vaya a pasar al cabo de poco tiempo.


Eso sí, después de esto empezamos con algo un poco más animado y una de las posibles sorpresas del festival: Mantera, una película Malasia como de Transformers, pero mucho más modesta; la verdad es que un argumento de pena y de lo más típico, unos personajes completamente ridículos y de manual, múltiples copias a otras películas del género y unos efectos digitales que no están nada mal (esto se salva) hacen que sea un producto exclusivamente para que vean los niños en la televisión en horas matinales; pero que visto en un festival de estas características despertó en el público primero un “pero que me han puesto?”, aunque más tarde todos nos lo tomamos más a broma y la sesión fue todo un seguido de carcajadas, ya sabéis esas sesiones de películas tan divertidas de lo malas que son.

Por la noche en la Bassa els Hermanos tuvimos el especial Japón viendo que la lluvia esta vez nos había dejado tranquilos (aunque con una ambiente bastante frío), después de una cena japonesa a base de sushi y yakisoba, y después de una tranquilísima exhibición de Tai Chi parecida a la de otros años, pero con ligeros cambios (el tema del yin y el yan nos dejó parados).
Ya empezamos con el plato fuerte del día: Afro Tanaka, una de esas películas de humor japonés bastante absurdo y sacada directamente sin ningún tipo de cambio, de un manga; una historia muy tonta de un chico buscando novia, pero con unos personajes tan exagerados y unas situaciones tan estúpidas que hace que no puedas dejar de reír; sin duda la sesión en la que se oyeron más risas de todo el festival.


Y sólo avisaros que hoy viernes será un día muy especial; el día del festival más esperado (al menos por nosotros) con una programación realmente extrema, sin ninguna excepción: tarde de kung fu Grindhouse, dos película esperadísimas como An innacurate memoir y Wu dang y noche de maratón de terror filipino); aconsejamos a todo el mundo que sólo que pueda ir un día al festival, que sea este, porque será legendario.