Segundo día by:Katanas y colegialas

El segundo día de festival también ha sido algo especial, ya que además de las típicas películas asiáticas de Les Nits, que suelen gustarnos casi todas, hemos tenido la primera Grindhouse de este año y un acto muy especial, una mesa redonda que se ha hecho por primera vez en este festival y que ha sido un triunfo inesperado, pero vamos des del principio.





Este año hemos decidido saltarnos la mayoría de las sesiones infantiles de primera hora de la mañana, en parte por el poco interés que nos despiertan, pero también por saber la cantidad de niños que allí habrá (el cine se llena hasta los topes cada mañana) y por tener la oportunidad de dormir un poco más y escribiros estas crónicas cada mañana antes de irnos para Vic, y es que queremos informaros día a día para que viváis el festival casi en directo.

Igualmente hemos empezado el día de una forma perfecta, con una sesión Grindhouse filipina, con Andrew Leavold haciéndonos de presentador invitado y contándonos algunas curiosidades tanto sobre las películas, como sobre el cine de acción filipino en general y invitándonos el próximo día a ver su última película.

Así que Puño desnudo es la primera del día, con unos 35mm en una calidad excelente y un doblaje en Español de risa (como tiene que ser), una película de kung fu hecha en Filipinas pero con unos protagonistas americanos; sobre una chica que viaja a filipinas para encontrar a su hermana desaparecida, pero que por eso deberá infiltrarse en una mafia de contrabando de drogas y peleas a muerte ilegales, tendrá que luchar contra muchos hombres hasta matarlos, pero también tendrá que seducir a otros y así tenemos una película de los ochenta que combina perfectamente las patadas con el sexo más sugerente, con algunas escenas completamente demenciales, unas luchas de pena y unos diálogos de besugo, pero con mucho ritmo durante todo el metraje (no nos deja ni parar para respirar) y perfecta para hacerse unas risas de buena mañana.

Seguidamente el documental Machete Maidens Unleashed, un pequeño repaso a algunas de las películas y directores más significativos del cine de acción de los ’70 y principios de los ’80 en Filipinas; que nos ha enseñado como el cine filipino no tenía mucho futuro hasta que los americanos vieron en ese país un lugar perfecto para llevar a cabo su cine de serie B, barato, con unos escenarios increíbles (sobretodo selváticos), con unos directores que no tenían mucha idea, pero sí muchas ganas y que aprendían muy rápido, con unos actores y especialistas muy baratos y que hacían cualquier cosa (excepto actuar bien) y con un gobierno que permitía casi cualquier cosa. Así gente como Roger Corman o John Landis nos hablan de cómo empezaron a rodar allí sus películas que después destinarían a los cines de Sesiones doble grindhouse o a los drive-in (autocines), ya que para eso, lo único que necesitaban eran películas baratas y con mucho gancho en el marketing (muchas promesas que la mayoría de las veces la película no cumplía); y como gracias a esto Filipinas activaba su mercado de cine y su presencia internacional aunque fuera a base de bizarradas.


Después de comer se ha levado a cabo la mesa redonda sobre distribución de cine asiático en España, con ponentes de Media Tres, Selecta Vision, Isaan Entertainment o A contracorriente films y en las que se ha hablado de lo mal que lo está pasando el mercado de la distribución, en parte debido a la crisis económica de España, pero también debido a la piratería y el fácil acceso a ella que tenemos todos; se ha hablado del tipo de cliente del cine asiático, que se divide en los que aunque practiquen piratería, después suelen comprar ediciones de lujo de sus películas favoritas y en otro más joven que ya se ha acostumbrado a tener contenidos sin pagar y de altísima calidad, y es difícil que pague por nada; se ha hablado de la situación de los cines (para este tipo de cine y todo en general), ya que debido a los precios abusivos y a un cambio de hábitos de consumo, es muy difícil estrenar algo que no sea un éxito asegurado como se hacía antes; también se ha hablado de modas como las películas de artes marciales o el terror japonés, y que es posible que llegue otra de estas modas, pero que son muy pasajeras; también se ha hablado del papel de los festivales como test de público y de crítica para muchas películas y de algunas dificultades que hacen difícil este mercado; todo muy interesante para conocer como está el panorama actualmente.
En el mismo sitio, hemos podido asistir a la presentación de la exposición de dibujos Els viatjes dels yokai, una serie de láminas muy graciosas dibujadas por un colaborador del festival.

Nos vamos corriendo al Cinema Vigatà a ver D-Day, que nos habían prometido que sería un buen thriller indio, y no se equivocaban; una historia sobre la captura de uno de los mayores traficantes de armas de Asia y una de las personas más buscadas del mundo, que se esconde en Pakistán con asilo político y que deberá ser capturado y devuelto a la India durante la boda de su hijo, que es cuando se mostrará en público, pero esta captura la harán cuatro agentes infiltrados de los que nadie sabe nada; la película más que sobre la captura tratará sobre como estos agentes tienen que perder sus vidas personales por su país y de cómo va todo después del golpe, cuando todo se tuerce y las lealtades y compromisos de cada uno serán puestos a prueba; como os decíamos, un thriller de calidad con una imagen impecable, una historia muy completa y un buen balance entre política, acción y sentimientos.

Y por la noche, tenemos especial Japón con Daily lives of highschool boys, la nueva película del director de Afro Tanaka, que fue la ganadora del festival el pasado año; ésta trata sobre un grupo de chicos de un instituto masculino de Japón que están obsesionados con las chicas, sobretodo porque nunca han tratado con ninguna, y la aparición de un colegio femenino para celebrar un festival cultural conjuntamente con ellos; no vemos mucho del festival cultural, pero sí todos los problemas de los chicos para poder sociabilizar con ellas; aquí más que una comedia absurda nos hemos encontrado con un drama/comedia que para nosotros es bastante surrealista, pero que suponemos que en Japón es mucho más realista, reflejando de forma exagerada una realidad que pasa en muchos sitios; con muchos gags muy divertidos, pero a la vez preocupantes y con una forma de hacer cine muy japonesa.
Al igual que la primera noche, todo un éxito de público en La Bassa, lo nunca visto hasta ahora.